Saltear al contenido principal
La Importancia De La Iluminación Para Vender Más

La importancia de la iluminación para vender más

Dentro de un local existen varios puntos a los cuales, como vendedores, nos gustaría que nuestros clientes se fijaran más y prestarán una mayor atención.

Luces demasiado llamativas y en cantidades grandes, más que atraer, saturan al cliente, no pica su curiosidad, y en vez de mirar los estantes, deciden continuar el paso, abrumados.

Hay que tener en cuenta algunos elementos estratégicos para simplificar el recorrido en el interior de la tienda que hace el cliente, así mismo, focalizar las luces en los puntos claves como el mostrador, el probador y las estanterías.

Por supuesto, las luces no son un elemento aislado dentro de los locales, y su elección no es algo aleatorio, factores como la altura del techo, el tono del mismo, y la paleta de colores nos ayudarán a la hora de seleccionar el color de las luces, su intensidad, y la cantidad necesaria.

Tonos claros no necesitan tonos llamativos, ya que relucen con facilidad, en cambio los tonos oscuros necesitan una potencia mucho más fuerte, no obstante en los puntos específicos donde quieres que se enfoque la vista de los clientes, los tonos oscuros son importantes.

¿Qué enfocar con la luz?

Algunas personas creerán que una iluminación general y llamativa en toda la tienda será favorable, sin embargo, sólo ocasionará que el cliente se disperse por todo el lugar, sin interesarse mucho en algunos puntos en específico.

Para lograr captar y mantener su atención la iluminación debe dirigirse a sitios puntuales, el punto donde la iluminación se vuelve clave para atraer la atención del cliente es el escaparate, donde se expondrá parte de la mercancía y desde fuera, este debe mostrar un fragmento de la tienda que sea llamativo, y pique la curiosidad del transeúnte.

En el interior, debemos ser capaces de jugar con la intensidad y tonalidad de las luces para así marcar una especie de recorrido visual, señalando y realzando algunas secciones dentro de la tienda. La iluminación general debería ser suficiente para que las personas visualicen toda la tienda, mezclados a su vez con golpes de luz hacia puntos muy específicos dentro del espacio.

Los escaparates son un instrumento para mostrar la mercancía, la iluminación directa es clave para mostrar el producto de una forma atractiva, escaparates bien iluminados atraerán al cliente al interior de la tienda para adquirir el producto.

Por último, deben estar iluminados las áreas de los probadores, y la caja, donde termina el recorrido del cliente. Una iluminación correcta facilitará la compra, y agilizará el proceso.

Las luces y los compradores

Las tiendas han visto cómo se ven beneficiadas en todas las ventas una vez establecido un sistema de iluminación adecuado.

Durante el día los compradores prefieren la iluminación natural, por lo que las ventanas juegan un papel importante, pequeños golpes de luz sobre ciertos aparadores ayudarán en el proceso de la compra.

En la noche, sin embargo, no hace falta grandes sistemas luz, esto es un error en el que incurren los vendedores, por ser poca la luz natural, una iluminación leve atraerá la atención del comprador.

Para los estantes no basta con una iluminación directa, ya que no se construye la expectación adecuada por parte del cliente. Una combinación entre iluminación directa y general en el escaparate lo hará mucho más llamativo.

Jugar con los tonos de las luces es un punto importante dentro de las tiendas, los colores fríos aumentan el espacio y la sensación de amplitud. En cambio, si deseas crear en el local un ambiente pequeño y familiar, los tonos cálidos harán este trabajo por ti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *